domingo, 22 de julio de 2007

APLICAR LA FILOSOFIA A LA VIDA COTIDIANA. EL GRUPO ETOR.


ETOR responde a las iniciales de la denominación: Educación, Tratamiento y Orientación Racional. El Grupo ETOR está formado por todas aquellas personas afiliadas a la ASOCIACIÓN DE ESTUDIOS HUMANÍSTICOS Y FILOSOFÍA PRÁCTICA X-XI que, dentro de esta asociación, dedicamos nuestro estudio e investigaciones filosóficas a la creación de un método de orientación filosófica cuyas características desarrollamos brevemente a continuación: “ Nuestro método de orientación filosófica es esencialmente fenomenológico y hermenéutico, que trata de resignificar y resituar la vida en conflicto, al objeto de lograr que la persona se haga cargo de sí misma, pero desde una perspectiva racional, en el plano consciente, y de un modo conceptual no simbólico. Es decir, se trata de que cada persona logre analizar su situación mediante un trabajo propio en el que el orientador irá advirtiendo los errores de todo tipo que vaya detectando e irá, al mismo tiempo, propiciando en el cliente unos hábitos de reflexión racional que habrán de ayudarle, en el futuro, a ser autónomo en su actuación y en su toma de decisiones. Por tanto, el inicial trabajo del orientador no consiste en resolver el problema del cliente, sino en lograr que el análisis de éste se efectúe de la forma más correcta que les sea posible en ese momento a ambos: orientador y cliente. En consecuencia, es necesario también asumir las limitaciones propias de cada situación y cada momento de la biografía personal, pero ello no debe paralizar el proceso de orientación filosófica que debe, por tanto, estar abierto al enriquecimiento que la experiencia vital vaya acumulando.” Los integrantes de ETOR que practican este método son orientadores filosóficos. Para nosotros la formación filosófica es fundamental, y en particular la que se deriva de la incidencia en el hombre: mayéutica y heurística (Sócrates); fenomenología de la existencia (Heidegger); fenomenología y hermenéutica (Gadamer), y antifilosofía (Lacan). Pero tampoco podemos olvidar las aportaciones de muchos otros autores que han conformado el pensamiento filosófico de nuestra época: Descartes, Spinoza, Kant, Hegel, Schopenhauer, Nietzche, Marx, Freud, por citar sólo los más obvios y tópicos. En otros países, a esta labor que venimos describiendo, se la denomina consejería o asesoramiento filosófico. Respetamos y aceptamos también estas denominaciones, pero preferimos el término de orientación filosófica por considerar que el asesoramiento o el consejo filosófico tiene matices semánticos que no se ajustan con exactitud a lo que pretendemos sea la orientación filosófica. El orientador filosófico tampoco es un psicólogo, ni un analista, psicoanalista o psiquiatra. A lo sumo ETOR trato con los neuróticos, que es como se manifiesta ontológicamente la normalidad de la persona corriente. Esto es como decir que el ser acontece en el mundo –se mundifica- a través del encontrarse (modo anímico) neurótico: un estar en la neurosis. Y esta neurosis es lo desfondado (el Abgrund) como impresión (o huella derridiana) dejada por el ser ya acontecido. (+ info en http://www.grupoetor.org/)